EXTERIOR DE LA IGLESIA CATÓLICA DEL ST. PETER, PLEASANTVILLE, NEW JERSEY – Como la muestra sobre el umbral allá dice, “Welcome” y “Bienvenidos.”

Ustedes pudo haber notado que tengo una vocal en el final de mi apellido. Un grupo de mis abuelos vino a este país de México enseguida después de la vuelta del siglo 20th; el otro grupo nacieron en Kansas e Illinois. Hablo inglés decente cuando la ocasión lo exige, pero hablo español muy mal porque mi abuelo rechazó dejó a sus niños hablar español en todos. Deseo hablar ustedes hoy, en español malo, como un “lapsed Latino,” y como un Americano.

Hay muchos de la charla sobre la inmigración estos días — reforma de la inmigración, la inmigración ilegal, una pared a lo largo de la frontera del sur de los Estados Unidos, inglés como la lengua oficial, etcétera y tan adelante. Es una edición muy emocional – no apenas para la gente que vive cerca de la frontera, pero por todas partes en este país. Iguale aquí en Pleasantville.

Puede ser que sorprenda a gente que vivo en California o Texas saberlo, pero aquí en Pleasantville, en New Jersey del sur, Latinos representa el cerca de 25% de la población. Y como miramos abajo del Pike aquí, excedente en Atlantic City, vemos las siluetas de los edificios donde muchos de ustedes trabajamos — en las cocinas y los casinos, y la limpieza fuera de los cuartos del hotel. Y al sur y al norte de aquí, no lejos ausentes, muchos de ustedes tienden a los céspedes de los cursos de golf.

Preocupar cosa sobre el discusión de la inmigración en este país es, como sucede a menudo en discusiones calentadas y emocionales, que ningún lado está diciendo qué las incomoda más. Los que gritan el más ruidoso sobre la inmigración ilegal pueden contener apenas su deseo de limitar la inmigración legal profundo, y su desdén para el multiculturalismo – la idea que un número de grupos culturales o religiosos distintos pudieron gozar de estado igual dentro de América. Alguna gente dice que el desea construir una pared a lo largo de la frontera de U.S.-Mexico para los propósitos de la seguridad. Ése es bullshit. Si desearan seguridad, también estarían clamoreando para una pared a lo largo de la frontera de U.S.-Canada, ¿no?

En el otro lado, muchos partidarios de “fronteras abiertas” ocultan el hecho de que desean no hacer caso de la inmigración ilegal porque da lugar a una abundancia del trabajo barato y inexperto. La existencia del trabajo barato es ciertamente un hecho que también revela la pregunta de las limitaciones de los recursos naturales de América, un otro efecto secreto de la inmigración. Pienso que solamente las personas mas ingenuas creen que la política de la inmigración es simplemente una pregunta de la actitud de América hacia derechos humanos.

Creo que la capacidad de controlar la entrada de extranjeros en un país es una característica esencial de la soberanía. Es el principio de base que permite a una nación definir las expectativas de la ciudadanía. Sin embargo, también creo que el “multiculturalismo” que es temido por los opositores de la inmigración no es tan muy diferente del “melting pot” que hizo nuestro país una presencia innovadora y resistente en el mundo durante el siglo 20th.

La teoría del “melting pot” de la inmigración americana era que la gente extranjera podría venir a este país en números restrictos; y sin requisitos educativos formales, asimilarían gradualmente en la sociedad americana en su propio paso — aprender la lengua inglesa y las derechas y obligaciones políticas americanas, con todo preservar a un cierto grado su cocina y costumbres nativos. El proceso de la asimilación no requirió ninguna intervención del gobierno.

Una de las razones que teoría del “melting pot” tenida éxito durante el siglo 19th y el vigésimo siglo temprano, sin embargo, era la existencia de comunidades transitorias vibrantes a través de las áreas metropolitanas importantes de los Estados Unidos. Sí, alguna gente llamó a tales comunidades “ghettos,” solamente tales “ghettos” también fueron unidos a los partidos políticos activos y a otras sociedades políticas que formaron la base de la fuerza política en América. Los grupos tales como Tammany Hall en New York City y otros artefactos del sistema del “ward heel,” con todas los defectos de tal sistema, invitaron a nuevos inmigrantes en la sociedad, dándoles una cierta capacidad al trabajo dentro de las filas de los ejércitos de la élite política, de expresar agravios y de jugar para el adelanto. Labor unions tenían un impacto similar en la asimilación de inmigrantes.

En América de hoy, no sólo la influencia de partidos políticos en el nivel de la vecindad tiene declinado perceptiblemente, sino que así que tiene la influencia de labor unions. De hecho, hay no solamente muy pocas comunidades transitorias a venir a la ayuda de los inmigrantes que desean al assmiliate y al avance en América, pero la comunidad sí mismo es una víctima de la vida suburbana en este país. Las ciudades grandes y a sus habitantes no hacen caso en gran parte a los políticos nacionales que saben que los votos y las donaciones de la campaña vienen de los suburbios.

Peor todavía, la política local ha sido robada de su significado por esos políticos patológicos en Washington. Actividad política local es ahora toda sino relegado a disputas sin contexto, decontextualized squabbles, sobre lo que dice en los libros de textos de nuestros niños, sobre las zonas de las propiedades inmobiliarias, y sobre cuántos cops vamos a poner en la calle. ¿Y qué todo ese producto? Como la cola que meneaba de un perro muy grande, salvaje y sucio, actividad política local produce las escuelas que están fallando a nuestros niños; decisiones de las zonas que producen áreas comerciales todos mezcladas que dividen a comunidades como la que usted ve cerca aquí en Tilton Road; y ningunas soluciones particulares al comportamiento criminal local.

Con todo en Washington, tales problemas se consideran sobre todo ser problemas locales, divorciados totalmente en sustancia de los problemas que el presidente y el congreso demandan dentro de su jurisdicción. Sometería que tales problemas son solamente problemas locales hasta el punto de los políticos de Washington hayan acortado las alas de ciudadanos interesados en nuestras vecindades para ejercitar la autodeterminación verdadera. El gobierno impotente produce resultados desconectados.

Nos hemos convertido así que separado de nuestra participación en gobierno americano que estamos teniendo apuro el confirmar de nuestra propia relación con nuestro país. ¿Es maravilla que el honduran recientemente llegado no puede hacer las cabezas o las colas? ¿Es maravilla que no hay deseo inmediato de aprender inglés?

Hay buenas razones de limitar el número de inmigrantes a los Estados Unidos — para la conservación de nuestros recursos naturales, y tener en cuenta la comodidad ordenada de la diversidad cultural mientras que preserva a nuestras instituciones políticas únicamente americanas, las que promueven independencia y tolerancia. Además, ha sido la política de los Estados Unidos para limitar la inmigración a través de mucha de nuestra historia. La limitación de la inmigración a 6.5% de la población del U.S. anualmente — levemente más que el porcentaje de inmigrantes como parte de la población del U.S. en 1980 — es un blanco razonable.

Sin embargo, como comentarista George Will ha precisado, muchas ciudades americanas han procurado abrazar a inmigrantes como los medios para el desarrollo económico. Como él observó con respecto a Pittsburgh,

Pittsburgh es no más larga una ciudad del acero. Su patrón más grande es la Universidad de Pittsburgh y de su centro médico. Pero como el resto de América, todavía necesita una infusión constante de los inmigrantes de los inmigrantes… va a adonde han ido otros inmigrantes de su país. Cuando es europea la inmigración parada, Pittsburgh no se convirtió en una destinación para los inmigrantes del latino america y de asia. Los americanos que se quejan por la inmigración no saben lo que sabe Pittsburgh: Todavía necesitamos a inmigrantes. Los necesitaremos siempre.


Por esta razón que supliría, supplement, la limitación de la inmigración con un programa homesteading del siglo 21st — proporcionando los micro-loans baratos y las concesiones a los inmigrantes tan bien como incentivos fiscales a los patrones — diseñé animar a inmigrantes que se muevan en las partes del país donde está el trabajo barato en la fuente corta para los trabajos que los americanos no realizarán — así disminuir la carga de la inmigración de Latino en el sudoeste Estados Unidos. El trabajo barato de inmigrantes legales podría, en hecho, producir un desarrollo económico más eficaz, especialmente en un mundo en el cual las demandas de la independencia de energía requerirán a consumidores comprar alimento localmente producido y productos localmente manufacturados.

Además, financiando de las actividades federales de la inmigración (honorarios, penas, etc.) será proporcionado a las comunidades apuntadas para ayudarles a llevar las cargas asociadas a ocuparse de la llegada de nuevos inmigrantes. Una comunidad puede decidir que poca acción es necesaria; o puede decidir a suplir los presupuestos locales del cuidado médico, del childcare o de la aplicación de ley; o puede decidir a proveer de la educación del civics y de la lengua para los adultos, directamente, o la ayuda de organizaciones caritativas. Tales medidas son importantes dentro de una sociedad en quien las comunidades transitorias no existan.

Mi propia predisposición pudo ser consolidar la educación bilingüe para ambos niños y adultos — pero comunidades se invitan para hacer lo que él necesita consolidar ellos mismos — socialmente, económicamente y éticomente. (Incidentemente, pienso que los americanos podrían estar parada mucho más la educación de la lengua. Ése es porqué cuando fijo estas observaciones en mi blog, las fijaré en español. Qué divertido!)

Igualmente importante es la necesidad de imponer penas costosas y sanciones del criminal en los patrones que emplean a trabajadores indocumentados, y de deportar puntualmente a las personas que no han entrado en el país legalmente. Ustedes pensarían que no sería necesario decir eso, sino que es necesario — para el motivo del éxito del siglo 21st “melting pot.” Puesto que ustedes viven dentro de una nación de recursos limitados, sé que ustedes entienden esto.

Es la naturaleza humana que cuando carecemos la potencia de tomar las decisiones para nosotros mismos sobre vida dentro de nuestras comunidades, tenemos un miedo exponencial mayor del desconocido. Los extranjeros, en detalle, han representado para los americanos, en términos mythological, el misterio más espantoso. Si podemos comenzar a reorganizar el gobierno de una manera que restaure potencia a las comunidades, mientras que en el mismo tiempo poniendo límites razonables y eficaces en la inmigración legal, distribuyendo los efectos de la inmigración a través de más tierra, y emprendiendo guerra en la inmigración ilegal … podemos apoyar el desarrollo económico alrededor del capitalismo natural y local, y nosotros podemos quizás comenzar a alterar las opiniones del gente que todavía teman el desconocido, de modo que puedan decir orgulloso y con seguridad, como la iglesia del St. Peter aquí, ambos “Welcome” y “Bienvenidos” a todos que vendrían vivir y trabajar.

Gracias por escuchar, y los veré a lo largo del camino.